16 agosto 2017

Rentabilidad económica, social y ambiental en la empresa, equilibrio en los resultados



Hoy en día el modelo exitoso de empresa es aquel que sabe interpretar y asumir desde su core business las necesidades de todos los stakeholders (grupos de interés) que ésta tiene, desde los accionistas hasta las futuras generaciones que se beneficiarán de las acciones que desde ahora la empresa adopte.  Y su gestión equilibrada apunta a la generación de rentabilidad, pero la mejor noticia es que esa rentabilidad es posible de ser medida en dimensión económica, social y ambiental,    y sí …es que la empresa de hoy tiene un nuevo rol:  el ser generadora de bienestar en la sociedad, y es que el impacto de su acción productiva es tan fuerte que incide positiva o negativamente en la vida diaria de sus públicos de interés (stakeholders) y son éstos quienes mantienen o sacan del mercado a la empresa y por ello debe tener cuidado en el relacionamiento con cada stakeholder.
Esto va de la mano con la comprensión de los accionistas de que, una vez constituida la empresa, ésta se convierte en una persona aparte, independiente a él y que tiene mayores responsabilidades que la de sólo el generarle rentabilidad económica. Veamos cómo…
La ganancia de la empresa está representada en las utilidades y salarios (para los inversionistas y colaboradores), en capital para cumplir obligaciones (para la empresa) y bienes de consumo, bienes de intercambio comercial y bienes para cubrir necesidades (intrínsecas a los clientes o consumidores) y se expresa cuando la utilidad obtenida es mayor que los costos de inversión.
 Rentabilidad en la gestión productiva
Queda entonces establecido que esta ganancia o utilidad se refiere a la rentabilidad económica que genera la empresa pero vale reflejar si es un fin en sí misma o es medio para generar producción, satisfacer necesidades de los consumidores y por ende, calidad de vida.


Bajo la consideración eminentemente utilitarista puede ser que la rentabilidad económica sea un fin para producir más capital y así más inversión, volviéndose un círculo vicioso para acumular riqueza, sobre el que toda la gestión de la empresa se vuelca a “hacer dinero” a través de las ventas, sin poner empeño en la calidad del producto o servicio, ni responder por su contenido, lo que está reñido tanto con la satisfacción de las necesidades del consumidor como con la condición de permanencia en el tiempo de la organización, y por ende, corriendo el riesgo de que ésta salga del mercado y deje de rendir utilidades para sus inversionistas.
 Por otro lado, bajo la teoría de la justicia social, la rentabilidad económica se convierte en un medio para generar un producto o servicio que cubra las necesidades de los consumidores y les genere calidad de vida, por lo que la empresa pondrá empeño en el contenido del producto, que sea bueno y beneficioso; en el mensaje por el que atrae la atención y preferencia de sus consumidores, para generar incremento de ventas.  Así, la rentabilidad económica se convierte en un medio para generar calidad de vida al consumidor cuando el producto o servicio que se otorga, por sus buenas condiciones de gestión productiva, lleva intrínseco algún beneficio, un plus, que le suma y aporta bienestar a éste y a la sociedad en general.
Rentabilidad en modelo Responsabilidad Empresarial
La rentabilidad en la empresa es la consecuencia por la movilización de capital, recursos materiales, humanos, sociales y ambientales, con el fin de obtener resultados.  Es la medida de rendimiento entre la inversión y los resultados medibles en términos económicos, sociales y ambientales a través de indicadores que la empresa debe fijar en base a los elementos que afecta en su entorno.


Esto conlleva un análisis de los medios utilizados, su valoración frente al impacto que produce el resultado. De la rentabilidad económica generada se deberá descontar el nivel de afectación e inversión a la sociedad y el medioambiente.
Fórmula de medición e indicadores de Rentabilidad
Los niveles de rentabilidad se manifiestan, como ya señalé, como diferencia entre el costo de inversión y el resultado obtenido, del que se deberá restar el costo por afectación de recursos. Aplicable en cada una de las tres formas de expresar resultados.

                                                        Costo/valor de recursos inversión
                                                    R =  ----------------------------------------
                                                                   Beneficio obtenido

En Rentabilidad económica, el costo o valor es la inversión monetaria y material invertida y el beneficio obtenido, expresado en términos monetarios.
En Rentabilidad social, el costo o valor del recurso humano y la afectación en su calidad de vida, expresada en términos monetarios, frente al beneficio generado para la población o sociedad, incluso valorados en términos económicos.

En Rentabilidad ambiental, es la diferencia entre los recursos ambientales sacrificados en la para la gestión productiva de la empresa, versus el aminoramiento del impacto ambiental que ésta tenga como resultado para el cual hay fórmulas de medida como en peso de CO2, por dar un ejemplo.
El resultado de la inversión de los recursos se deberá medir a través de indicadores que la empresa fije, para los que tendrá en cuenta los siguientes criterios:
Deben ser expresados en términos monetarios, tanto para la medición económica, social y ambiental, bajo un criterio comparativo entre el recurso invertido y beneficio obtenido, del componente expresado.
Tiene que haber una relación causa-efecto entre los recursos invertidos y los beneficios generados.
Tiene que ser expresada en un periodo fijo, a fin de hacer relación causal entre los componentes económico, social y ambiental, en dicho tiempo; así, la medición de resultados tendrá menor margen de error y su resultado será insumo de partida para el siguiente periodo.
En la medición se deberá tomar en cuenta los imprevistos y si su causa es externa e impredecible, de tal forma que no sea una constante a lo largo del tiempo de gestión de la empresa.


Indicadores para medir la gestión de Sostenibilidad
Cada actividad que se genere del plan de negocios, se convierte en un indicador, en función de su cumplimiento, así en Rentabilidad Económica son indicadores: el nivel de cumplimiento de compras, el porcentaje de ejecución de nuevos empleos, el porcentaje de mejora en aminoramiento del tiempo por cada producto terminado, etc;  en Rentabilidad Social son indicadores: el porcentaje de mejora de escolaridad de los obreros, el incremento o decremento en el número de empleados tomados de comunidad aledaña, el porcentaje de compras hechas a nuevos proveedores extraídos de la base de la pirámide (artesanos pobres), etc;   y en Rentabilidad Ambiental se puede tomar como indicador el menor número de horas de vehículos de la empresa en funcionamiento, el incremento del porcentaje de desechos reciclados o el aminoramiento de emanación de CO2 al ambiente desde la planta, medido a través de certificaciones como Carbono Neutro, entre otras prácticas.
 Esta mejora en los procesos de relacionamiento con cada uno de los stakeholders se lo maneja en este sistema de responsabilidad y sostenibilidad corporativa a través de componentes que potencian la relación con cada grupo de stakeholder y, acogiéndose a normas internacionales inherentes al giro del negocio, que serán objeto de una siguiente publicación.



Por John Chiriboga Ycaza, MDE
www.equilibre.ec

02 agosto 2017

¿Es posible medir la Reputación Corporativa en mi Empresa?

Tal y como lo mencionamos, la reputación corporativa en una empresa, se define como la opinión o el criterio que se percibe de la imagen, marca y trascendencia de una compañía ante los diferentes grupos de interés (Stakeholders) con los que ésta interactúa, se relaciona y se comunica. De ésta forma, la reputación corporativa se convierte en uno de los activos más importantes que tiene la empresa, siendo un factor determinante en el crecimiento sostenible de la misma y por lo tanto, un proceso que no puede abordarse de forma improvisada dentro de la compañía. Warren Buffett dijo: “Toma 20 años construir una reputación y sólo cinco minutos arruinarla”.



Conscientes de la importancia que reviste el adecuado manejo de la reputación corporativa en las empresas, surge la pregunta: ¿Existe una forma efectiva de medir o cuantificar el buen desempeño de la reputación corporativa en la compañía?

Antes de responder a esa pregunta, debemos partir del hecho de que la reputación corporativa no es un proceso sencillo ni de resultados inmediatos.  De igual forma que la imagen de una persona o un profesional se construye a lo largo de muchos años de excelente desempeño y un adecuado comportamiento ético, moral y legal, la reputación corporativa de una empresa es el resultado de una minuciosa planificación, en la cual todos los colaboradores de ésta, así como los diferentes departamentos empresariales que la componen, son partícipes y a la vez pilares fundamentales sobre los cuales empieza a construirse una adecuada reputación, la cual llegará a consolidarse solo con el paso de los años.  En palabras de Barnett, “la reputación de una empresa es la opinión colectiva de una compañía de acuerdo con un observador basándose en una valoración de los impactos financieros, sociales y medioambientales atribuidos a la corporación a lo largo del tiempo”.

Desde ésta perspectiva, la reputación corporativa no debe plantearse como una inversión per sé que nos generará una rentabilidad determinada en un tiempo breve y desde ahí pretender medir sus alcances comerciales.  Así las cosas, las empresas deben empezar a entender la reputación corporativa como una proyección a largo plazo, la cual, de gestionarse adecuadamente, le permitirá consolidar su marca e imagen en el tiempo, trayendo una serie de beneficios futuros, los cuales son casi imposibles de cuantificar o analizar desde una óptica de rentabilidad a cortoplacista.  No obstante; haciendo alusión a la frase de Peter Druker “Lo que no se puede medir, no se puede mejorar” investigadores y profesionales coinciden en la importancia de desarrollar un modelo de medición que les permita monitorear, si efectivamente, las estrategias que desarrollan las empresas, tendientes a mejorar su reputación corporativa, están siendo correctamente aplicadas, logrando los resultados esperados en la percepción de los diferentes grupos que interactúan con ellas.

Actualmente existen diversas empresas las cuales se dedican exclusivamente a establecer éstos parámetros de medición, obteniendo resultados cualitativos y algunas veces cuantitativos sobre la correcta aplicación de la reputación corporativa en una compañía, sin embargo; y a pesar de los datos “exactos” que éste tipo de métricas pueda aportar, sigue resultando difícil la medición de éstos procesos.
Pese a ésta dificultad, existen una serie de parámetros básicos que toda empresa debería considerar si desea en algún momento empezar a medir o evaluar correctamente el impacto que las políticas de reputación corporativa están teniendo sobre sus stakeholders, por ejemplo:


  • Percepción sobre la calidad de los productos o servicios que ofrece la empresa, así como los diferentes procesos que emplea para su elaboración (contaminantes, impacto ecológico, sobre explotación laboral, maltrato animal, etc.) como parte de la generación de confianza y credibilidad que inspira la compañía hacia los diversos grupos con los cuales interactúa.
  • Perspectivas de solvencia, estabilidad y crecimiento financiero de las empresas.
  • Análisis de las condiciones mínimas de trabajo de sus colaboradores, prestaciones legales, incentivos, así como aspectos relacionados con el clima organizacional de la compañía y finalmente, medir el grado de compromiso y pertenencia de dichos colaboradores con su empresa.
  • Posicionamiento de la marca de la empresa dentro de su entorno social y cultural.
  • Percepción de la calidad del servicio al cliente (experiencias reales de servicio)
  • Procesos de innovación en el desarrollo y mejora de los productos y servicios de la compañía.
  • Desarrollo, implementación y correcta divulgación de un adecuado programa de responsabilidad social en la empresa.

Éstos son solo algunos parámetros básicos que deberían ser considerados dentro de un proceso de medición que pretenda cuantificar los alcances de una adecuada reputación corporativa en las empresas, no obstante; dadas la diversidad de opiniones que los diferentes stakeholders puedan tener con respecto a su definición de reputación corporativa, y a lo complejo que es su monitoreo, lo mejor que pueden hacer las empresas actualmente es velar de forma conjunta y sistemática por mantener adecuadamente gestionados los diferentes aspectos que van tejiendo unidos entre sí éste intrincado pero vital proceso llamado reputación corporativa, la cual, de gestionarse adecuadamente consolidará en el largo plazo a la empresa ante su mercado meta dotándola de la confianza, el prestigio y el respaldo que solo el tiempo y las acciones correctas construyen.



José Angel Muñoz
                                      
Trainer, Consultor & Conferencista Internacional
Director Marketips Training Costa Rica.

06 julio 2017

EMPRESAS PERUANAS FUERON RECONOCIDAS POR SU ACTIVIDAD EMPRESARIAL DE CALIDAD

Existen empresas que son conscientes del rol que interpretan en la sociedad y la responsabilidad que conllevan en la generación de oportunidades para su desarrollo, las cuales además de realizar acciones que buscan reforzar la calidad en cada uno de sus grupos de interés, siguen cumpliendo los requerimientos impuestos del mercado para lograr un desarrollo sostenible.


Estas empresas e instituciones de jerarquía deberán mantener estos lineamientos de Calidad y Desarrollo Sostenible que las sitúa en el ámbito empresarial internacional.  Vale mencionar que este reconocimiento se dio frente a más de 200 líderes empresariales del país, quienes también fueron partícipes del Peru Quality Summit, cumbre empresarial que tiene como propósito en el 2017 la difusión de los nuevos parámetros en las áreas de Reputación Corporativa, Calidad Total y Generación de Valor en las Empresas.


Esta cumbre empresarial contó con expositores de primer nivel, como Reinaldo Serra Crespo, Comunicador Social y Licenciado en Periodismo; Liliana Arévalo, Socia-Directora de Dirección Estratégica; Ricardo Cuba García, Licenciado en Periodismo y Ciencias de la Comunicación; y el director ejecutivo de Vigor Empresarial, Jaime España Erazo.


En este contexto, el Founder & CEO de LAQI Dr. Daniel Maximilian Da Costa, felicitó a estos líderes por el logro conseguido en su actividad corporativa y por mantener un compromiso activo con el desarrollo sostenible del empresariado peruano.


«Quiero felicitar por el galardón conseguido a las empresas que participaron en el Peru Quality Summit, las cuales han integrado en su gestión los lineamientos de nuestro modelo de excelencia LAEM. Insto a estas empresas a seguir por la vía del desarrollo sostenible y sobre todo, de la calidad total», declaró el Dr. Da Costa.


Cabe resaltar que este importante encuentro empresarial se realizó el pasado 27 de junio en el hotel JWS Marriott de Lima con el objetivo de promover en el empresariado peruano una gestión responsable con buenas prácticas profesionales con todos sus grupos de interés mediante un trabajo dedicado.


19 junio 2017

EMPRESAS MEXICANAS FUERON RECONOCIDAS POR SU ACTIVIDAD EMPRESARIAL DE CALIDAD

Existen empresas que son conscientes del rol que interpretan en la sociedad y la responsabilidad que conlleva en la generación de oportunidades para su desarrollo, las cuales además de realizar acciones que buscan reforzar la calidad en cada uno de sus grupos de interés, siguen cumpliendo los requerimientos impuestos del mercado para lograr un desarrollo sostenible.


Estas empresas e instituciones de jerarquía deberán mantener estos lineamientos de calidad y desarrollo sostenible que las sitúa en el ámbito empresarial internacional.  Vale mencionar que este reconocimiento se dio frente a más de 200 líderes empresariales del país, quienes también fueron partícipes del Mexico Quality Summit, cumbre empresarial que tiene como propósito en el 2017 la difusión de los nuevos parámetros en las áreas de Reputación Corporativa, Calidad Total y Generación de Valor en las Empresas.



Esta cumbre empresarial  contó con expositores de primer nivel, como Antonio Cano Zamora, fundador de thinking social.; Edner Granados, Conferencista de impacto y licenciado en Administración de empresas; José Alfredo López Navarrete, Comunicólogo y Consultor especializado en Responsabilidad Social Empresarial y el Director Ejecutivo de Vigor Empresarial, Jaime España Erazo.


En este contexto, el Founder & CEO de LAQI Dr. Daniel Maximilian Da Costa, felicitó a estos líderes por el logro conseguido en su actividad corporativa y por mantener un compromiso activo con el desarrollo sostenible del empresariado Mexicano.



«Quiero felicitar por el galardón conseguido a las empresas que participaron en el Mexico Quality Summit, las cuales han integrado en su gestión los lineamientos de nuestro modelo de excelencia LAEM. Insto a estas empresas a seguir por la vía del desarrollo sostenible y sobre todo, de la calidad total», declaró el Dr. Da Costa.


Cabe resaltar que este importante encuentro empresarial se realizó el pasado 16 de junio en el hotel Sheraton María Isabel de la ciudad de México con el objetivo de promover en el empresariado Mexicano una gestión responsable con buenas prácticas profesionales con todos sus grupos de interés mediante un trabajo dedicado.


05 junio 2017

EMPRESAS BOLIVIANAS FUERON RECONOCIDAS POR SU ACTIVIDAD EMPRESARIAL DE CALIDAD

Existen empresas que son conscientes del rol que interpretan en la sociedad y la responsabilidad que conlleva en la generación de oportunidades para su desarrollo, las cuales además de realizar acciones que buscan reforzar la calidad en cada uno de sus grupos de interés, siguen cumpliendo los requerimientos impuestos del mercado para lograr un desarrollo sostenible.
 Estas empresas e instituciones de jerarquía deberán mantener estos lineamientos de calidad y desarrollo sostenible que las sitúa en el ámbito empresarial internacional.  Vale mencionar que este reconocimiento se dio frente a más de 200 líderes empresariales del país, quienes también fueron partícipes del Bolivia Quality Summit, cumbre empresarial que tiene como propósito en el 2017 la difusión de los nuevos parámetros en las áreas de Reputación Corporativa, Calidad Total y Generación de Valor en las Empresas.





Esta cumbre empresarial  contó con expositores de primer nivel, como Faviana Olivera Barron, Psicóloga especialista en RR.HH.; Gricel Gamarra Giese, Escritora licenciada en Comunicación Social y Periodismo; José Antonio Ríos Román, Experto en Derecho Comercial Privado y RSE y el Director Ejecutivo de Vigor Empresarial, Jaime España Erazo.



En este contexto, el Founder & CEO de LAQI Dr. Daniel Maximilian Da Costa, felicitó a estos líderes por el logro conseguido en su actividad corporativa y por mantener un compromiso activo con el desarrollo sostenible del empresariado boliviano



«Quiero felicitar por el galardón conseguido a las empresas que participaron en el Bolivia Quality Summit, las cuales han integrado en su gestión los lineamientos de nuestro modelo de excelencia LAEM. Insto a estas empresas a seguir por la vía del desarrollo sostenible y sobre todo, de la calidad total», declaró el Dr. Da Costa.



Cabe resaltar que este importante encuentro empresarial se realizó el pasado 26 de junio en el hotel Los Tajibos de la ciudad de Santa Cruz con el objetivo de promover en el empresariado boliviano una gestión responsable con buenas prácticas profesionales con todos sus grupos de interés mediante un trabajo dedicado.


Seguidores