31 agosto 2010

Entrevista a la Dra. Norma Beatriz Coria

La concienciación cultural y moral a través de la educación

Las nuevas generaciones, por medio del proceso educativo, asimilan y aprenden los conocimientos, normas de conducta, formas de ser y maneras de ver el mundo de generaciones pasadas, estableciendo además las propias.

En la ciudad de Buenos Aires, existe una institución que, de manera ejemplar, desarrolla este proceso. El Instituto Educativo Moruli se encarga de impartir una educación con carácter, para lograr la armonía y el equilibrio que se necesita en la sociedad.

Es por eso que en la siguiente entrevista con la Dra. Norma Beatriz Coria, directora general de la mencionada institución, estaremos tratando temas de calidad educativa y responsabilidad social.

Norma Beatriz Coria nació en Buenos Aires, Argentina, y allí fundó junto a su esposo, el Dr. Salvador Leni, el Instituto Educativo Moruli, que desde hace 44 años desarrolla la metodología de Escuela Activa de John Dewey.

Además, es directora regional de Argentina, Uruguay y Paraguay en la Organización de las Américas para la Excelencia Educativa - ODAEE.



Es reconocida como pedagoga pues ocupó y ocupa cargos recibiendo menciones en organizaciones relacionadas con la educación y la cultura, como la Organización Mundial de Educación Preescolar, el Consejo Nacional de Rectores de Institutos Privados; la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada; la Junta de Estudios Históricos de Coghlan y Latin American Quality Institute.


ENTREVISTA

Primera parte: Calidad educativa.
Realizada por Prof.ª Mary

1. Dra. Norma, descríbanos brevemente sus experiencias en materia de la educación.

Mi experiencia está marcada por un solo objetivo: la enseñanza. Fui profesora de nivel inicial, trabajé en escuelas de aplicación de la escuela normal nacional, en los cursos del instituto profesorado, incursioné en las aulas de escuelas primarias públicas y privadas, ocupé cargos directivos en organizaciones relacionadas con la educación.

Además, dicté cursos y seminarios y organicé congresos de educación a nivel mundial. Fundé la escuela Argentino-China y el Instituto Educativo Moruli, en el cual ocupo desde 1966 el cargo de directora general.

Con todo, si pudiera resumir todos mis años de experiencia en pocas palabras diría: “Soy feliz, hago lo que me gusta: educo.”



2. ¿Cómo nace la idea de formar el Instituto Educativo Moruli?

Con un sueño, así nace esta empresa de servicio educativo. Por aquellos años de juventud, en el otoño de 1966, y siempre con la idea de hacer del aula un taller de aprendizaje de vida, surge la idea de formar un jardín de infantes en el barrio de Belgrano, al que llamamos Moruli. Sólo tres años después, y debido a una circunstancia completamente casual, abrimos la sección escuela primaria.

Hoy con 44 años de trayectoria nos vemos participando del crecimiento y desarrollo de generaciones de niños y adolescentes en todos los niveles de estudio. Una institución que nutre y se nutre día a día de las actividades y el crecimiento mutuo, y aquellos jóvenes emprendedores se vieron convertidos en empresarios, con una idea aún vigente: priorizar la búsqueda de valores, más que la rentabilidad.


3. ¿Cuáles considera que son los efectos positivamente valorados por la sociedad respecto del proceso de formación?

La sociedad valora la capacidad de reaccionar con criterio ante la problemática actual. Por ello, la formación de los educandos no solamente debe ser técnica e informativa, sino que debe prepararlos para enfrentar situaciones no pensadas. La educación debe ser el punto de partida en virtud del cual el alma adopta una posición ante el mundo y ante la vida. Como decía Platón: “Lo realmente valorado en educación es ofrecer paradigmas de las grandes virtudes por las que el ser humano alcanza la excelencia.”


4. ¿Cómo cree usted que ha evolucionado la docencia a través de los años?

A través del tiempo el rol docente se fue confundiendo con el rol del trabajador común, lo cual perjudicó su desarrollo, pues un docente además de la praxis de su tarea tiene entre sus manos la formación del hombre del mañana y es el único que “toca” el futuro, es el que enseña.

A pesar de los adelantos tecnológicos al alcance de los docentes, no se observa una adecuada formación, necesaria para esta época. Enseñamos con planes del siglo XIX y maestros del siglo XX para alumnos del siglo XXI. Desde las escuelas de formación docente debería hacerse el cambio fundamental, en la capacitación del maestro.




5. Existen dos aspectos fundamentales para la calidad educativa: infraestructura y tecnología. Cuéntanos cómo se maneja la institución en este tema.

Los dos aspectos definen el perfil de una institución educativa:
  • La infraestructura ayuda a modular los espacios: aula, talleres, patios, salones, etc., para lograr los objetivos de la escuela activa.
  • La tecnología es el mejor auxiliar pedagógico que da posibilidades no imaginadas hace años (aulas virtuales, reuniones presenciales a distancia, foros de intercambios de ideas, pizarras digitales, información on line.

Ambos recursos, los tecnológicos y los de infraestructura, son considerados a la hora de planificar en el Instituto Educativo Moruli, ya sea en el plan diario, anual o con miras al futuro, pero con el suficiente criterio para no pensar que son imprescindibles. El aula puede ser cualquier espacio y el material que apoye el aprendizaje puede ser el objeto más cercano y simple.

Domingo Faustino Sarmiento, Maestro de América, enseñaba en un rancho de barro con techo de paja y sin ninguna tecnología, y es considerado el mejor maestro de todos los tiempos.

Otro ejemplo lo tenemos en la anécdota de Albert Einstein, cuando su señora ante una extraordinaria explicación usando los últimos avances tecnológicos, dice: “Ustedes usaron todo esto para llegar a lo mismo que Albert logra sólo usando una hoja de papel y un lápiz.”


6. ¿Cómo podría definir cada uno de los principios de educación nueva (actividad, vitalidad, libertad, individualidad y colectividad) que son parte de su proyecto institucional?

Nuestro proyecto institucional se basa en estos principios de escuela nueva que son ideas de fines del siglo XIX, aunque siguen vigentes.
  • Actividad: como acción productiva, no como movimiento improductivo.
  • Vitalidad: todo ser humano es vital, y mucho más un niño o un adolescente. Cada aprendizaje debe considerar sus necesidades en el estadio en que se encuentre.
  • Libertad: en todos los aspectos, de palabra, de pensamiento y de acción; pero teniendo en cuenta el respeto por los demás.
  • Individualidad: cada ser es único e irrepetible y así debe considerarlo el maestro tratando de organizar sus clases atendiendo a las inteligencias múltiples de sus educandos.
  • Comunidad: pertenecemos a un grupo, el grupo humano y debemos saber cómo y qué cosas son necesarias para formar parte activa y positiva de la comunidad. Siendo democráticos, analíticos, solidarios y responsables. 


    Segunda parte: Responsabilidad social.
    Realizada por Mr. Quality


    7. ¿Cuál es el perfil del alumno de este centro educativo? ¿Cómo afecta el entorno social?

    Una palabra definiría ese perfil: criterioso. A través de la función primordial de la pedagogía que es la transmisión del saber, de la cultura y de los mecanismos que hacen posible la renovación en un sentido que apunte a una mayor calidad de los productos y a una mayor elevación del espíritu. Y ante la cantidad de ideas que en forma directa o indirecta contribuyen al debilitamiento de esa función: el facilismo, la indisciplina, el desaliento a la competencia y la degradación de los contenidos, se necesita ser criterioso y pensante para actuar conforme a los valores fundamentales que debe respetar el ser humano: la disciplina, el esfuerzo, el aliento al mérito y a la competencia y el respeto por la vida.

    Al finalizar la escuela secundaria nuestro egresado será capaz de:
    • Insertarse activamente en la realidad nacional, adoptando una actitud participativa, conciente y responsable.
    • Evaluar la importancia de los valores éticos y morales en cualquier actividad.
    • Desarrollar un pensamiento crítico y reflexivo, generando respuestas creativas.
    • Valorar el sistema democrático como forma de vida y convivencia pacífica.
    • Adquirir una visión interdisciplinaria respecto a las diferentes áreas del conocimiento.
    • Proseguir estudios superiores con una sólida base de conocimientos específicos, sin desmedro de su formación integral.
    • Desarrollar acciones meditadas, ordenadas y efectivas.
    • Reconocer la experiencia como sinónimo de educación.
    • Lograr excelencia en la adquisición de conocimientos.
    • Tomar con alegría la tarea de aprender.
    • Defender la vida y la salud como la mejor riqueza.
    • Tener una actitud respetuosa hacia todas las manifestaciones del pensamiento sosteniendo las propias convicciones.

    8. La responsabilidad social concierne una actitud proactiva. En su caso, ¿cuál es el compromiso que mantienen con la sociedad?

    Por medio de la institución educativa que dirijo siento el compromiso de conservar por medio de ideas y acciones, los valores consagrados por la tradición artística, científica y filosófica continuada en las grandes realizaciones culturales de la humanidad. 

    Sin embargo, no me refiero a tradición con una actitud “tradicionalista” por cuanto veo en las grandes obras vanguardistas, la renovación y continuidad de la gran cultura de la humanidad. 




    9. ¿En qué momento del proceso educativo considera que se puede lograr la interacción social de un educando?

    Desde el primer momento del principio educativo que se inicia con los padres y el niño recién nacido, ya que los primeros educadores son ellos, se logra la interacción social. Por tanto, cada aprendizaje debe conducir a la aceptación del otro, el respeto por las normas y las cosas que nos rodean; a la apreciación de la vida como primer objetivo y a la trascendencia de sus actos, que le darán esa interacción social deseable. El docente en cada una de las etapas deberá trabajar los contenidos de su materia teniendo en cuenta estas premisas.


    10. Finalmente, ¿cuáles son las metas futuras que se han planteado como institución?

    Como institución educativa nuestras metas son: continuidad, responsabilidad e idoneidad. Siempre hemos tomado nuestro trabajo con la actitud mental del que juega (la diferencia entre trabajo y juego es sólo la actitud mental) y ello nos llevó a transitar exitosamente este camino, que esperamos continúe en la misma línea, pues nuestros sucesores serán aquellos niños formados en nuestra institución que son los hombres de hoy y que ya muchos trabajan con nosotros. Si logramos que el Instituto Moruli continúe sin nosotros, habremos logrado el objetivo respecto al futuro.

    No hay comentarios:

    Seguidores