15 octubre 2015

¿CÓMO CONSTRUIR UNA EMPRESA CON SIGNIFICADO?

Las mentes más brillantes y creativas de hoy que recién están ingresando al mundo laboral, más que cualquier generación pasada, toman en cuenta los valores de una empresa por sobre el valor monetario de la contratación.

Lo que estas personas buscan es el propósito. Para que una empresa tenga significado, debe cultivar principalmente una cultura de propósito, ya que ello les brinda una gran ventaja cuando se trata de captar y retener a los mejores talentos.

La cultura de una empresa, en su esencia, representa un conjunto de creencias y costumbres que caracteriza a las personas que trabajan en ella. La evolución de la empresa de una cultura a otra comienza con sus líderes comprometiéndose con una visión compartida que genere un impacto más allá de la misma. Cuando la cultura y el propósito se juntan, encontraremos la más vibrante, deseada, y exitosa empresa de todos los tiempos.


¿Cómo se construye una cultura de propósito? ¿Cómo dar significado a una empresa? Apostando en líderes audaces que puedan atraer a los mejores profesionales, aquellas personas que piensan diferente. Atraerlos requiere el coraje de ser desafiados por ellos, y la disciplina para fomentar constantemente los tres atributos culturales que tales personas buscarán en su vida profesional:

1. Energía
Capacidad de la organización para auto-iniciar y mantenerse en un alto nivel por un largo periodo. Una cultura de alta energía es como una colmena: implacable y altamente unida a un fuerte objetivo en común. 

2. Resiliencia
La capacidad de la organización para mantenerse coherente y firme ante constantes situaciones de estrés interno o externo, y así superar la resistencia efectivamente. Los miembros de una cultura resistente se basan en la confianza mutua y el respeto para hacer frente a los conflictos de manera constructiva y transparente. De igual manera, asumen la responsabilidad de sus acciones, incluso y especialmente cuando las cosas van mal, confiando en el equipo para apoyarse mutuamente.

3. Ser abiertos
Tener capacidad de buscar y adaptarse a nueva información de manera proactiva. Los miembros de una cultura abierta se retan a sí mismos a la búsqueda de nueva información, de mejores prácticas, e interactúan con personas externas para averiguar sobre el pensamiento actual.

El Dr. Maximilian Da Costa, CEO y Fundador de LAQI, es un experto en Responsabilidad Social Empresarial y, desde su punto de vista, opina lo siguiente: “Las empresas que optaron por ser parte de LAQI, optaron también por cambiar su cultura y la forma en cómo han sido gestionadas hasta la fecha. En LAQI buscamos evolucionarlas, tomando como principal motor a la fuerza de trabajo. Les encantará acompañarnos en este viaje para hablar de este tema y más”.

Las culturas de propósito no son construcciones teóricas: usted las identificará según la pasión y la intención de su gente, la confianza entre ellos, y su intolerancia al cinismo. Y una vez que haya experimentado una, usted no querrá negociar para menos.

En el marco de la IX Edición del QualityFestival a realizarse este próximo 23, 24 y 25 de noviembre en la ciudad de Santiago de Chile, la construcción de una empresa con significado será un tema trascendental a desarrollar por uno de los especialistas de la organización. Para mayor información, visite la web del evento en: www.laqi.org/qualityfestival2015 

No hay comentarios:

Seguidores