08 enero 2016

Cómo superar sus metas en el 2016

Para muchos de nosotros, 2016 comienza con una promesa, de que este año vamos a lograr lo que se nos ha eludido. A menudo, son las cosas cotidianas las que resultan más difíciles, gestionar su horario, tratar a las personas de la manera que debería, y mantener las cosas en perspectiva cuando el caos se ha acercado.

Hay dos razones por las que estamos tan mal en querer alcanzar nuestras metas:

La primera es morder más de lo que podemos masticar. Puede parecer razonable acumular tres o cuatro nuevas habilidades para añadir a su repertorio, pero eso es una expectativa que la mente no puede ejecutar. Cuando tratamos de desarrollar muchas nuevas habilidades a la vez, se convierten en una competencia de prioridades que nos distraen, desaniman y abruman.
La segunda razón tiene que ver con la mayoría de los esfuerzos de superación personal que están condenados al fracaso, ya que nuestras emociones tienen la mala costumbre de secuestrar nuestro comportamiento. Sin una fuerte capacidad de reconocer y manejar nuestras emociones a medida que ocurren, los viejos hábitos aseguraran una muerte dura.


Las buenas noticias

La buena noticia es que se puede abordar tantos problemas y hacer los cambios que deseas y desarrollar una única habilidad de inteligencia emocional. Se ha probado la inteligencia emocional junto a otras 33 habilidades críticas y ésta subsume la mayoría de ellos. No es de extrañar que el 90% de los de mejor desempeño son altos en IE, y están propensos a generar mayores ganancias al año que sus contrapartes de baja IE.

Pero, ¿cómo la inteligencia emocional juega un papel tan significativo en tantas habilidades importantes? Nuestros cerebros están diseñados de tal manera que las emociones son la raíz de todo comportamiento humano. Ya sea que estemos conscientes de ello o no, la motivación detrás de cada acción (por pequeña que sea) es inherente y emocional.

Así es como funciona:

Todos sus sentidos primarios entran en la base de su cerebro. Antes de poder pensar racionalmente acerca de lo que usted está experimentando, estas señales deben viajar a través del sistema límbico, el lugar donde se generan las emociones. Esto asegura que usted en primer lugar tenga una reacción emocional a los acontecimientos.

La inteligencia emocional garantiza una comunicación efectiva entre los centros racionales y emocionales de su cerebro. A medida que mejore su inteligencia emocional, mejorará su capacidad de comprender y controlar las principales motivaciones para su comportamiento, que recoge los dividendos en lo que hace todos los días. La inteligencia emocional es potente y eficiente, que le permite enfocar su energía en una sola habilidad con enormes resultados.

La inteligencia emocional es el "algo" en cada uno de nosotros que es un poco intangible. Afecta a la forma de gestionar el comportamiento, navegar complejidades sociales, y tomar decisiones personales que permitan alcanzar resultados positivos. La inteligencia emocional se compone de cuatro habilidades básicas que se emparejan en dos competencias principales: la competencia personal y competencia social.
Competencia personal comprende su autoconocimiento y auto-gestiona habilidades que se centran más en usted individualmente que en sus interacciones con otras personas. Competencia personal es la capacidad que tiene para mantenerse al tanto de sus emociones y controlar su comportamiento y tendencias.

·   
Conciencia de sí mismo es la capacidad que tiene para percibir con precisión sus emociones y mantenerse al tanto de ellas a medida que ocurren.
·         Autogestión es la capacidad que tiene de utilizar el conocimiento de sus emociones para mantenerse flexible y positivo para dirigir su conducta.

Competencia social está formada por sus habilidades de conciencia y de gestión de las relaciones sociales. Competencia social es su capacidad para comprender otros estados de ánimo que puedan tener las personas, sus comportamientos y motivaciones con el fin de responder con eficacia y mejorar la calidad de sus relaciones.

Conciencia Social es la capacidad que tiene para entender con precisión todo lo relacionado a las emociones en otras personas y entender lo que realmente está pasando.

Manejo de las relaciones es la capacidad de utilizar el conocimiento de sus emociones y las emociones de los demás para gestionar las interacciones con éxito.

Mientras trabaje en su inteligencia emocional mejorará un montón de habilidades diferentes. A continuación, se explicará cómo se puede mejorar cada una de estas habilidades exclusivamente al centrarse en su inteligencia emocional.

Gestión del tiempo
En esta era de la abundancia, el tiempo es lo único que a nadie le sobra. Tal vez es por eso que Google recibe 111 millones de búsquedas al mes de Gestión del Tiempo. Pocas personas reconocen que la forma de gestión del tiempo depende de las habilidades de inteligencia emocional, de la autogestión y la gestión de las relaciones.

La creación de un buen horario es una cosa muy racional, pero ser fiel a ese horario es decididamente emocional. Muchos de nosotros empezamos los días con las mejores intenciones de gestionar sabiamente nuestro tiempo. Pero entonces recibimos un complicado correo electrónico de un compañero de trabajo, una desgastante llamada telefónica de un amigo, donde nuestros planes bien trazados se vean consumidos.

Abrazando el cambio
El cambio es incómodo para todo el mundo a veces, y para muchos de nosotros hace que nuestra piel se ponga de gallina. Los que aplican las habilidades de auto-conocimiento y auto-gestión afinadas toleran cambiar con mucho más éxito que otros. Tomar conciencia de sí mismo le permite ajustarse cómodamente al cambio, ya que le da la perspectiva necesaria para darse cuenta de que el cambio está llegando y cómo le está afectando.

Asertividad
La inteligencia emocional es comúnmente confundida como sinónimo de "buena". De hecho, la respuesta más inteligente emocionalmente es a menudo expresarse abierta y directamente. Parafraseando a Aristóteles, enojarse es fácil. Enojarse con la persona adecuada, en el momento adecuado y con el grado adecuado requiere inteligencia emocional. La inteligencia emocional no permite arremeter, o convertirse uno mismo en el felpudo de otra persona. Sea asertivo, usted tiene que saber lo que está sintiendo, lea la otra parte con precisión, y exprésese de una manera en la que obtenga el mejor resultado. Las personas con alta IE hacen esto de forma natural.



Tomar grandes decisiones
El mundo se ha tomado demasiado tiempo para darse cuenta de que las emociones simplemente no pueden y no deben ser ignoradas cuando se toman decisiones. La neurociencia nos muestra que a veces lo más racional que se puede hacer es confiar en nuestras emociones al tomar una decisión. Pero para que esto funcione, usted tiene que ser consciente de las emociones que siente, saber por qué usted las está teniendo. Aquí, no hay sustituto para la inteligencia emocional.

Sobre el tema, el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, CEO de LAQI, agrega lo siguiente: «Necesitamos dominar el uso de nuestra Inteligencia Emocional, para así poder regular nuestras propias emociones, promoviendo un crecimiento intelectual y emocional que ayude a mejorar nuestro desempeño en nuestras empresas y lograr el crecimiento de las mismas».

Brinde a su inteligencia emocional una oportunidad real en este 2016. Se sorprenderá a dónde ésta lo lleva

No hay comentarios:

Seguidores